De mi Navidad mexicana a mi Navidad canadiense. ¡Ambas hermosas!

De mi Navidad mexicana a mi Navidad canadiense. ¡Ambas hermosas!

Ilustración por Abril González.

La Navidad es para mí la festividad más bonita del año ya que engloba un simbolismo muy especial. Se trata de compartir y de reunirme con mis seres queridos en un ambiente de tranquilidad, paz y armonía. Es una época perfecta para desacelerar el ritmo de vida tan caótico que muchas veces tenemos, y es el tiempo de agradecer todo lo que viví en el año que está a punto de terminar.  Pero sobre todo es expresar mi agradecimiento a la vida por el hecho de que estemos vivos.

Siendo completamente honesta, sí siento nostalgia por estar lejos de mis familiares y amigos que se encuentran en México, de hecho sería ideal para mí poder planear vacaciones y viajar justo en estas fechas, pero en cinco años que llevo fuera del país no lo hemos podido hacer.  Dos de esas veces han sido porque han nacido mis hijas ¡Ainhoa la segunda, nació justo el 24 de Diciembre! Otros dos años porque viajamos antes de las fiestas, uno por la boda de mi cuñada y otro porque fuimos padrinos de Primera Comunión de mi sobrina después, vino la pandemia… ¡Aún así, sé que soy afortunada!

Estoy profundamente agradecida con la vida porque he tenido la oportunidad de coincidir con personas maravillosas que se han vuelto parte de mi familia y gracias a ello festejar entre amigos es posible. Tenemos la fiesta navideña organizada por la comunidad de hispanos en mi ciudad en la que el gran invitado es Santa Claus quien entrega regalos a todos los niños. A diferencia de México, aquí las reuniones tienen que ser en un salón cerrado porque hace mucho frío, todo es multicultural y se vuelve muy entretenido y enriquecedor compartir con personas de diferentes partes del mundo.

A pesar de las diferencias culturales que pueda haber, en Navidad el sentimiento me parece que es universal. Siendo estudiante tuve la oportunidad de pasarlo en Viña del Mar, Chile, en donde me parecía muy gracioso ver a ¡Santa en bermudas y gafas de sol! Verano en diciembre es algo a lo que yo no estaba acostumbrada. También he podido estar en estas fechas en USA y es maravillosa la producción que tienen, todo se llena de luces y música y aromas navideños y Canadá no se queda atrás.

Pero lo que en verdad estoy disfrutando muchísimo de esta etapa en la que me toca vivir con mi familia en Canadá es que ahora en mi rol de madre me toca alimentar la ilusión de mis hijas, ellas viven y están aprendiendo todas las costumbres locales pero es también mi responsabilidad y la de mi esposo inculcarles nuestras tradiciones para que las conozcan y las practiquen. Me cuesta expresar con palabras todo el amor que siento cuando las veo ilusionadas enviando la carta al niño Dios y por recibir la visita de Santa.

“Ahora en mi rol de madre me toca alimentar la ilusión de mis hijas, ellas viven y están aprendiendo todas las costumbres locales pero es también mi responsabilidad y la de mi esposo inculcarles nuestras tradiciones para que las conozcan y las practiquen”.

Por esa razón continuamos realizando algunas de nuestras tradiciones como por ejemplo, en México la celebración empieza los días previos a la Navidad a partir del día 16 y hasta el día 24 de Diciembre con las tradicionales “Posadas”. Esta tradición  tiene un origen religioso y data del tiempo de la Conquista, pues fueron los frailes quienes las instauraron con el fin de evangelizar a la población. La forma de celebrar las posadas ha ido cambiando con el tiempo y se le han agregado elementos propios de cada región. Pero siempre han sido caracterizadas por el color, los cantos y la comida tradicional. Los niños, jóvenes y adultos se unen para “pedir posada” y festejar que alguien les abrió las puertas y les brindó alojamiento como a María y José”. Fuente: Las Posadas, tradición Navideña. Gobierno de México www.gob.mx

Se ofrece comida y bebidas tradicionales como son los buñuelos, tamales y atole, el delicioso ponche de frutas calientito que tan sólo de recordar puedo sentir su olor tan característico y por supuesto no pueden faltar las piñatas las cuales también fueron una herramienta para la evangelización y a las que se les otorga ciertos simbolismos.

Simbolismo de la piñata tradicional navideña:

  • Los siete picos representan los pecados capitales: soberbia, avaricia, lujuria, ira, gula, envidia y pereza.
  • Sus brillantes colores simbolizan la tentación.
  • Láminas de oropel o latón: hacen referencia a los engaños del mundo.
  • Venda en los ojos: nos recuerda que la fe es ciega.
  • Palo con el que se rompe la piñata: es la fuerza y la virtud que destruyen los engaños y pecados.
  • Dulces, fruta, cacahuates y juguetes: son las riquezas del reino de los cielos que se otorgan como premio a la fe y la perseverancia.
    Fuente: Fundación Casa de México en España


Más allá de si comulgas o no con estas prácticas, más bien religiosas,
el reunirte con la familia entera para compartir y pasar un buen rato conversando e intercambiando buenos deseos hacen que tenga sólo buenos recuerdos de Navidad en mi país. Aún recuerdo cuando era niña, y en casa de la abuelita no faltaba ni un sólo primo, además del nerviosismo y la gran ilusión de los regalos por parte del niño Dios la mañana del 25 de diciembre como celebración de su nacimiento.

Pese a que en Canadá no existen estas tradiciones, encuentro que la forma en la que se celebra acá la Navidad, es bellísima y llena de magia. En esencia se siente la misma energía de amor y  agradecimiento de compartir con tus seres queridos. Y tú, ¿qué es lo que más disfrutas y extrañas estando lejos de tu país de origen?

ABRIL GONZÁLEZ

3 comentarios en «De mi Navidad mexicana a mi Navidad canadiense. ¡Ambas hermosas!»

  1. Extraño poder ver amigos tan entrañables como tu. Viviendo en diferentes lugares se reparte el corazón en pedacitos… Disfruta mucho a tus pequeñas.. Yo ya estoy temiendo quea mi mayor.. No le queden muchas más.. Y como que se parte el corazón un poquito.. Pues dejando atrás esas ilusiones… Se vuelven grandotes… Tqm amiga!

    1. Hola Fernanda, muchas gracias por dejar tu comentario! Es verdad, cuando los hijos se vuelven mayores y dejan atrás esas ilusiones tan especiales podemos sentirnos un poco tristes, de ahí la importancia de disfrutar el momento y vivir al máximo cada etapa. Te enviamos un abrazo muy fuerte y te deseamos unas felices fiestas!

    2. ¡Gracias por venir a leerme amiga y muchas gracias por dejar un comentario!! Yo también extraño poder vernos, así que cuando al fin nos reunamos lo disfrutaré muchísimo. Qué impresión lo rápido que pasa el tiempo y que ya casi dejas atrás estas lindas ilusiones con tu hijo mayor, ya vendrán nuevas etapas que vivir y agradecer por la oportunidad de tenerlas. Te mando un abrazo enorme. ¡Te quiero mucho!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *